Necesario proteger las abejas, advirtió Albert Einstein


por Felipe Mendiola

por Felipe Mendiola Parra, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Hay temas que por la rutina diaria, los minimizamos, tal vez escuchamos un comentario pero hasta ahí; esperamos a que otro tome cartas en el asunto.
Leí el año pasado que en el lugar conocido como Traslasierra en Argentina, se registró la mortandad repentina de 72 millones de abejas, las colmenas se colapsaron y en el campo se veía el tiradero de esos maravillosos insectos.
Los apicultores de esa zona lo primero que demandaron fue que se revisaran los pesticidas que se estaban utilizando y, efectivamente, se encontró que muchos de estos contenían neonicotinoides, substancia que afecta su cerebro y también les afecta el aprendizaje, de tal forma que olvidan las asociaciones para su supervivencia y dejan de alimentarse, por lo que finalmente mueren.
Al físico alemán Albert Einstein le atribuyen una frase, en la que advirtió que al desaparecer las abejas del planeta, el hombre solo podría vivir 4 años porque al menos el 84 por ciento de los cultivos alimenticios son polinizados por las abejas.
Existen otras teorías que dicen que también pueden polinizar los pájaros, los murciélagos, las moscas y el viento, pero la naturaleza tiene su equilibrio con cada una de estas especies, entonces descuidar la existencia de las abejas podría traer consecuencias graves para los futuros habitantes de la tierra.
Independientemente de la polinización, México produce 58 mil toneladas de miel al año, según las estadísticas de 2017; y ocupa el tercer lugar en la exportación de este producto a la Unión Europea, con utilidades superiores a los 90 millones de dólares.
El estado de Veracruz se ubica entre los primeros cinco lugares de los productores de miel con 5 mil toneladas al año, después de Yucatán Campeche, Jalisco y Chiapas.
Una recomendación elemental, es que cuando los agricultores vean la flor de los árboles frutales abierta, eviten el uso de pesticidas, porque estando la flor abierta la abeja se posa y se lleva ese producto, que por más noble que sea, de todos modos las va a afectar.
Con el gobierno de la cuarta transformación, de Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García, también sería muy saludable que se pusieran en práctica programas de apoyo a los apicultores y a los que quisieran participar en estas actividades.
Aunque los Ayuntamientos podrían hacer su labor y fomentar esa actividad que produce beneficios directos.
Por supuesto que es importante también consumir miel, de preferencia de los productores del estado de Veracruz, que existen en diversas regiones, sobre todo por la zona de Nautla, Martínez de la Torre y Álamo, donde hay cultivos de limón y naranja y los azahares de esos árboles le dan otro sabor a la miel. La que se produce en el corredor Coatepec-Huatusco donde se encuentra la flor del café, también es muy sabrosa.
Si no cuidamos las abejas, nosotros mismos nos estamos propiciando una calamidad, que tarde o temprano se podría hacer presente. Más claro ni el agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.