Sánchez Cordero y los 144 mil migrantes


Miles de migrantes optan por cruzar ambos países con ayuda de coyotes

por Peniley Ramírez   
por Peniley Ramírez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo el 12 de junio que no sabe por dónde pasaron 144 mil personas por nuestro país. Al parecer, la secretaria no lee mucho la prensa, ni los reportes de dos instituciones de la secretaría que ella misma dirige.

Esta columna tendrá muchos números, queridos lectores, pero esta vez es necesario. Veamos.

En los primeros cuatro meses de 2019, el Instituto Nacional de Migración (INM), que pertenece a Gobernación, informó que detuvo a 53 mil 500 personas. Casi 11 mil eran niños que fueron devueltos a sus países; 1,600 viajaban solos. Corrieron la misma suerte 25 mil 600 adultos centroamericanos, la mayoría hondureños. Sólo 2 mil 400 obtuvieron un oficio de regularización migratoria. El INM parece dar al unísono ayuda y garrote. En una revisión de siete meses de sus boletines, anuncian casi en simultáneo expulsiones masivas, visas humanitarias para caravanas y albergues que sirven para esperar deportaciones irreversibles.

Después de los acuerdos entre los gobiernos de México y EEUU para evitar la imposición de aranceles, la prensa reportó que 60 mil solicitantes de asilo serían devueltos a México. ¿Tienen una esperanza real de obtener refugio aquí, si son definitivamente rechazados por EEUU? Las cifras de otra institución que también depende de Sánchez Cordero muestran que no.

El año pasado, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar, que también pertenece a Gobernación) reportó que 17 mil 116 personas pidieron asilo en México. Solo 1,327 lo obtuvieron, o sea, 7 de cada 100. De ellos, 7 mil 500 eran hondureños. Dos mil solicitantes dijeron que su motivo era violencia generalizada, esto es, eventos que ponían en riesgo sus vidas. De estos 2 mil, sólo 22 personas obtuvieron el refugio.

Ante la imposibilidad de conseguir un estatus legal en México ni en EEUU, miles de migrantes optan por cruzar ambos países con ayuda de coyotes y en condiciones de extremo peligro. Durante los primeros meses del gobierno obradorista, la prensa mexicana reportó al menos seis casos de tráileres que movían a 913 migrantes hacinados. El más reciente hallazgo sucedió el domingo 16 de junio, cuando el INM reportó que habían detenido cuatro tráileres en Veracruz, que transportaban a otros 791 migrantes sin documentos.

Entre enero y mayo, la prensa reportó seis casos de huida tumultuaria, la mayoría de cubanos, de estaciones migratorias en Chiapas. En abril, la prensa de Honduras decía que había 7 mil compatriotas en el sur de México en condición migratoria irregular.

Las cifras oficiales, que la secretaria dice ignorar, son elocuentes. Mientras México cierra los ojos a sus propios datos, diciendo que no saben por qué están ni cómo llegaron aquí, la crisis humanitaria en ambas fronteras de México se agrava por minuto, sin que nadie parezca tomar medidas urgentes.

PENILEYRAMIREZ@UNIVISION.NET

@PENILEYRAMIREZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.