El problema de fondo es la INCOMPETENCIA


Por María Elvira Santamaría Hernández

Elvira Santamaría Hernández, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Desaparecer el Seguro Popular podría tener sus razones políticas aunque no tuviera justificaciones prácticas. Desaparecer todo lo anterior y edificar sobre las ruinas pasadas, porque hay una Cuarta Transformación, me recuerda lo hecho por los conquistadores durante la Colonia, que derribaron templos de los pueblos prehispánicos y encima de ellos construyeron iglesias y catedrales para enterrar en el olvido a las antiguas deidades.

Crear el INSABI por parte del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador podría tener motivos hasta dialécticos si se quiere, podría tener mil excusas de malos manejos y deficiente funcionamiento del otrora Seguro Popular.

Lo que no cabe, lo que sencillamente no se comprende, es cómo a partir del uno de enero de este año, echaron a la basura la estructura de un sistema de salud sin haber establecido los convenios y los mecanismos adecuados para que la transición de los usuarios y trabajadores al nuevo Instituto de Salud para el Bienestar se produjera sin desprotegerlos, sin dañarlos, sin dejarlos a la deriva tal y como sucedió.

Se da por descontado que el propósito del Presidente de Mexico es brindar servicios de Salud a todos los ciudadanos, pero por Dios, hay que tener la visión y capacidad suficientes para instrumentar tan ambicioso proyecto y no dar al traste con lo avanzado solo porque fue hecho por otro gobierno.

El pésimo arranque del INSABI, perjudicando a enfermos de las familias más pobres, a las que se les ha subido hasta siete veces el costo diario que deben pagar para que su enfermo tenga una cama, y además se les demanda el pago de procedimientos médicos y medicamentos caros, exhibe una vez más la incompetencia de las autoridades de Salud del actual gobierno federal.

Han agregado una tacha más a su mal desempeño. Lo peor es que afectan uno de los aspectos más sensibles de la vida de los mexicanos, la salud; y para no variar, precisamente el gran daño se materializa sobre de los más necesitados. Lo dicho, hay grandes y loables metas, pero también total incompetencia.

A propósito, deseo afectuosamente a todos, que en este 2020 haya salud y prosperidad.
Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .