Saltar al contenido.

PARADIGMAS… SE OLVIDAN DEL MENÚ EXÓTICO


por MARÍA GUADALUPE RICO MARTÍNEZ

por María Guadalupe Rico Martínez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Tampico, Tamaulipas)

   Intereses del estilo de vida chino arrastra a la caza furtiva de la vaquita marina en México, donde la especie está ante el peligro de desaparecer aún con todo y los cuidados que han desplegado las autoridades; nada menos que hace algunas semanas oficiales de la Policía Federal y de la Secretaría de Marina, junto a miembros de la organización estadounidense Sea Shepherd México fueron atacados a tiros por desconocidos  en el Alto Golfo de California, una zona de protección de la especie.

    De Leonardo DiCaprio  nada del “interés” mostrado en el tema, vino en años anteriores, se comprometió ante el Presidente Enrique Peña Nieto, prometió invertir para una serie de acciones en el Mar de Cortés. Hasta la fecha pobladores dicen que se olvidó de sus promesas, aunque sí recibió cúmulo de atenciones durante el desarrollo de las grabaciones de la película Sea of Shadows, escenificada en la zona.

   Las redes usadas en la pesca ilegal de la totoaba provocan la muerte de  ejemplares de la vaquita marina, que sólo se conserva en el Golfo de California. La también conocida como corvina blanca, es trasladada a China por sus supuestas propiedades medicinales, aunque hasta el momento no existe una base científica de su grandiosidad afrodisiaca o medicinal.

   Nos llegan noticias de que el Estado socialista a través del comité permanente del Parlamento aprobó una propuesta para prohibir completamente de manera inmediata el comercio de especies animales, “abolir la mala costumbre de consumir fauna salvajes y proteger de forma eficaz la salud y la vida de la población”. Aunque no hay seguridad del origen del Coronavirus, se sospecha haya provenido de la ingesta de animales. Así que si realiza un viaje por aquel lugar ya no podrá comer: embriones de pato, carne de perro, sangre de serpiente, caramelos rellenos de gusanos de avena o totoaba, entre muchos otros más.

   Los conservacionistas han acusado durante mucho tiempo a China de tolerar un comercio cruel de fauna exótica traducida al menú o en uso de medicinas tradicionales. Esperemos que la propuesta, no sea solo simulación, porque como hemos visto los catastróficos resultados no se quedan en el país más poblado del Planeta sino finalmente el proceso termina en el último rincón del mundo.

lupitarico@hotmail.com

Facebook María Guadalupe Rico Marinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: