Siete Párrafos…Se fue al fin del poder quien llegó a calificar a los periodistas como enemigos del pueblo


por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Quizás quienes más se congratulan, porque esperan se respiren vientos favorables para ellos,desde la Casa Blanca, son todos aquellos periodistas y sus respectivos medios que ven concluir la gestión de uno de los presidentes norteamericanos más belicosos y descalificadores de la prensa que haya existido en la historia de ese país.

Ya habían logrado una gran satisfacción contra Donald Trumpo , a través del paulatino cierre de acceso a comunicados de Trump, por parte de las cadenas televisivas que le aplicaron la censura, cuando después de las elecciones, el millonario presidente de la Estados Unidos clamaba públicamente que le habían robado la elección, a finales del pasado año.

Pero este 20 de enero del 2021, una lápida cayó definitivamente sobre el hombre que desdeñó y criticó al máximo al llamado Cuarto Poder, representado por la prensa norteamericana. En su twitter, la periodista Dolia Estévez manifestó recientemete lo que quizás piensan una buena parte de los periodistas norteamericanos respecto al final de la presidencia de Trump:

“No es el inicio de una nueva era, es el regreso a la normalidad. Civilidad, cordialidad, respeto entre poderes: ejecutivo, legislativo, judicial, y con el llamado cuarto poder: la prensa. Es el regreso a cuando la prensa no era acusada de ser enemiga del pueblo”

Y no le falta razón, si recordamos que en julio del año 2019, en plenitud del poder no dudó en calificar como enemigos del pueblo al legendario The Washington Post y medios críticos que publicaron críticas en su contra. Fue a través de su cuenta de twitter, esa en la que pretendió erigirse en el máximo comunicador de su gobierno ante su país, donde los señaló de medios que mentían constantemente en contra de su gobierno.

Textualmente escribió en la famosa red social lo siguiente:

“Los Medios Masivos están fuera de control. Mienten y engañan constantemente para que sus puntos de vista de la izzquierda Radical Demócrata sean lo único que se vea. Nunca estuvo tan mal. Se han vuelto locos y ya no les importa lo que está bien o mal. ¡Estos reportajes falsos a gran escala son enfermizos!”(…) “¡Esos medios dan  noticias falsas, son enemigo del pueblo!”

Craso error haberse puesto en contra de la prensa crítica durante todo su mandato. Los medios y los periodistas se la cobraron no dando difusión suficiente a su discurso de que había existido fraude en las elecciones. Lo publicaron en sus diarios, agregando, en la mayoría de los casos, la apostilla de que no presentaba pruebas del fraude que pregonaba. En pocas palabras generándole la imagen de mentiroso y mal perdedor. Y esa mala imagen que los medios repercutieron en estos últimos dos meses es la que quedará sin duda, para el registro de la historia, donde precisamentes son los escritos de los periodistas los que acomodan los datos relevantes acerca de esta época presidencial, que ya tiene el mote de ser la peor en toda la vida institucional de los Estados Unidos de Norteamérica.