CosmoVisión…Democracia no debe estar en peligro


por Raúl López Gómez

Para el veracruzano Ignacio Morales Lechuga, abogado de profesión y notario público en la ciudad de México, aunque se ve un panorama incierto para el próximo proceso electoral, las proyecciones van a ser en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador, su partido Morena y la famosa Cuarta Transformación.

“Los mensajes confusos, intimidantes a las instituciones como el INE y al Poder Judicial Federal, así como las decisiones revanchistas que buscan polarizar siempre a ricos y pobres, no conduce a nada, pero si se afecta gravemente a la democracia del país, con hechos y dichos presidenciales que se han sentido amenazantes y temerarios en contra de todos, a los que no sólo se ven como adversarios, sino entran al llamado terreno de enemigos y en la realidad existe polarización manifiesta, pero no debe tornarse como un ambiente de guerra”.


Ahora, en los previos ambientes electorales, la gente se crispa de los nervios. qué con serios problemas económicos por el desempleo, por una pandemia que se atendió de forma postergada y con decisiones equivocadas en la falta de apoyo al sector salud, el equipo de la primera línea de atención a los enfermos.


Los escenarios no son halagüeños, se siente mucha tensión nerviosa entre la gente por los mensajes encontrados de “salgan, pero no salgan”, usen cubre-bocas, pero los principales funcionarios del país no lo usan, el territorio nacional con semáforos en verde, amarillo y naranja, lo que estimula a toda una movilización generalizada durante la semana santa, y puede detonar un grave rebrote del virus como ha sucedido en otros países.


También, el proceso de vacunación de los adultos mayores va muy lento, y no se ha cumplido con el 5 por ciento de la población, lo que indica que hace falta mayor confianza y apertura a un proceso en donde en algunos estados va de forma lenta y se burocratiza al comportamiento estricto en los módulos, cuando la gente adulta puede llegar y ponerse la vacuna hasta fuera de calendario, pero se opta por la rigidez y falta de flexibilidad a las facilidades de avanzar en ese proceso.


En el terreno político, la militancia de Morena, se ha visto desplazada por los arribistas que llegan a pretender ocupar cargos de elección popular con fines de notoriedad, pero muchos de mala fama.


Los problemas que se han visto en todo el país, en este proceso es que mientras en los partidos opositores hacen sus alianzas, y los partidos chicos se mueven como si se tratara de la elección del milenio, en Morena hay un sesgo de exceso de confianza, que puede ser lo inesperado o sorpresivo de la elección con resultados que les serán alarmantes y contraproducentes, en donde el presidente, tendrá que por fin dar pauta al dialogo y al entendimiento como lo marca la civilidad democrática.


Lo dramático de todo esto, es que las apuestas a los programas sociales, no tendrán el lugar de respuesta que creen y por lo mismo el comportamiento de la gente, sí de los ciudadanos será de mucha conciencia y de respaldo a las instituciones que por años han sido garantía de avance democrático en el país como el INE, y la población no quiere retrocesos y más aún cuando se registran serios atrasos en muchos rubros como el de la seguridad, la salud, la educación y la falta de apoyos a los que han perdido empleos y deterioro económico como consecuencia de la pandemia.


Ignacio Morales Lechuga, cree que la democracia en México con el INE, los órganos jurisdiccionales y los modelos de participación ciudadana, son válidos, y estos se han fortalecido más, a pesar de los golpes sufridos desde el poder desde las instancias gubernamentales debilitadas, que avizoran caer en la ley del garrote como ha sucedido en otros países en donde se han tenido serios problemas con la legalidad, los derechos humanos y las economías precarias, que provocan migración, como la mejor y única salida a la intolerancia y los excesos.

Así las cosas