PosData…El incienso de AMLO a Cuitláhuac


El góber jarocho, en neuronas y corazón presidencial por tanto subejercicio
•El gobierno de Veracruz, Oficialía de Partes del Palacio Nacional
•Se prestó para el golpeteo al senador Ricardo Monreal Ávila
•Reculó cuando estuvo con Porfirio Muñoz Ledo para dirigencia de MORENA


Luis Velázquez/Foto de Yerania Rolón

El politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica devela el misterio sobre las razones, motivos o pretextos de AMLO, el presidente de la república amorosa, para tirar tanto incienso a su góber jarocho.

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
  • Cuitláhuac. El más obediente a AMLO

Una.
El gobierno de la 4T en Veracruz ocupa el primer lugar nacional en subejercicio fiscal.
Ningún otra tribu gobernante de MORENA como en Veracruz regresa tanto dinero del presupuesto federal al gobierno central.
Un dinero que destinado para obra y servicios públicos es devuelto a la Federación cuando el gobierno local se ha declarado incapaz de aplicarlo en tiempo y forma.
Incluso, como si existiera una cuota anual para la devolución correspondiente, en tanto seis millones de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza, los pichurrientos salarios de hambre, el desempleo, la jodidez y la migración a Estados Unidos donde mueren asfixiados en el tráiler de la muerte en San Antonio, Texas.
Dos.
En los últimos tres años del obradorismo, el gobierno estatal está convertido en una Oficialía de Partes.
Ningún otro góber fifí y salsero replica con tanta intensidad volcánica los programas sociales y anuncios de AMLO, el presidente.
En ocasiones, el mismo día el góber voltea la tortilla y la cocina alardeando de otro gran programa para el bienestar social.
Y, claro, lo hace suyo.
Es más, “veinte y las malas” que en 38 (treinta y ocho) meses y medio, ninguna idea social ha lanzado el señor Cuitláhuac G. J.
Tres.
En otras ocasiones, al góber le han ordenado acciones desde el altiplano. Y luego luego, tan obediente.
Un caso fue la Ley de Ultrajes a la Autoridad, Veracruz convertida en un experimento jurídico y/o legal.
Enviar a la cárcel a los ciudadanos de a pie que ultrajen, digamos, a la autoridad.
De hecho y derecho, una especie de Ley Bozal y que en Sonora, con el góber expriista y expanista, Alfonso Durazo, ha alcanzado “la plenitud del pinche poder”, prohibiendo a los medios publicar noticias sobre el crimen organizado.
Incluso, la Ley de Ultrajes sirvió para encerrar en Veracruz a políticos opositores, incómodos e indeseables, como los casos, entre otros, y los más connotados, de Rogelio Franco Castán y José Manuel del Río Virgen.
Al momento, mil trescientos ciudadanos encarcelados, de los cuales, apenas, apenitas, han sido liberados unos veinticinco (y por cabildeo del senador Ricardo Monreal Ávila) según revelara el titular de la Junta de Coordinación Política del Senado.

OPOSICIÓN SILENCIADA Y CALLADA
Cuatro.
En el imaginario colectivo y político fue divulgado que el senador Ricardo Monreal operó en contra de la jefa de Gobierno en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para las nueve derrotas con sus candidatos a presidentes municipales.
Entonces, en el altiplano acusaron a Monreal de gran operador a través de José Manuel del Río.
Por eso, la cárcel para Del Río Virgen.
Y de paso, claro, la orden al góber fifí para tronar en contra de Monreal Ávila, digamos, como un madracito más camino a la elección del candidato presidencial de MORENA.
Cinco.
En aquel tiempo de la elección del nuevo presidente del CEN de MORENA, el góber jarocho se expresó a favor del diputado federal, Porfirio Muñoz Ledo.
Pero como el favorito era Mario Delgado, diputado federal y coordinador de la bancada de MORENA en el Congreso de la Unión, manotazo al góber y que sirviera para que luego luego, el señor Cuitláhuac G. J. reculara a su lado.
Seis.
De acuerdo con Ronzón, el góber salsero tiene una personalidad insulsa, intrascendente.
Por ejemplo, su padre, el profe Atanasio García le consiguió la diputación federal.
Y si ganó la gubernatura fue por AMLO, el candidato presidencial.
Y es que su mayor atributo es la obediencia ciega.
Cuitláhuac, dice Ronzón, es un lacayo de AMLO.
Y estando bien con el Ser Superior, allá los ángeles y querubines que pataleen hasta cansarse.
“Nadie más obediente que Cuitláhuac, igual que Claudia Sheinbaum, con el presidente de la república”.
Siete.
En tanto, y por alguna rara y extraña circunstancia, la oposición partidista silenciada y callada en el Estado jarocho.
Bastaría recordar que ante la Ley de Ultrajes a la autoridad debió venir a Veracruz el senador Ricardo Monreal, de MORENA, el mismo partido político donde Cuitláhuac milita, para exhibir la represión política y social.
“Fue Monreal y nunca los grupos opositores (PAN, PRI y PRD) quien levantó la voz en contra de Cuitláhuac” dice el profe Carlos Ronzón.
Más, cuando la Fiscalía General ha derivado en un caudillaje de atropellos, desorden, caos e impunidad.
Y las promesas de justicia, una mentira ruin y miserable.

Publicado en: https://www.blog.expediente.mx/nota/45583/portales-de-noticias-de-veracruz/el-incienso-de-amlo-a-cuitlahuac

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.