El propio presidente de la república desmintió públicamente al gobernador de Veracruz respecto al alto índice delictivo que se mantiene en el estado jarocho