El estudiante ausente


253-ignaciooropeza
Por Ignacio Oropeza López, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

por Ignacio Oropeza López

Creo que estoy cierto y que debe quedar claro para los lectores, que nadie con un poco de inteligencia se opone a la reforma educativa.
Si bien es cierto que la nueva política del presidente Peña Nieto ha tomado la sensata decisión de atender en forma regional los principales temas o asuntos de la agenda nacional, también lo es el hecho de que las reformas están encontrando un escenario complejo, con muchas aristas o puntos de vista, lo que no excluye a los tradicionales y nuevos grupos de presión que pretenden obtener alguna ganancia en el río de la confusión pero también, y esto hay que decirlo, a los grupos políticos del pasado reciente.
Pareciera, a los ojos del lector común, del ciudadano poco informado, que solamente los maestros tienen la culpa del éxito o fracaso de las reformas educativas.
Así se hizo cuando se firmó, hace algunos años, la famosa Alianza Nacional para la Calidad de la Educación, lo que significó una reforma a los contenidos de la educación básica y en forma seminal, los procesos de evaluación del magisterio, siguiendo las directrices de la OCDE y haciéndose eco de las críticas de los grupos de presión, tanto los empresariales como los grupos de “mass media” que patrocinaron películas, crónicas, reportajes y entrevistas para sentar a los profesores en el banquillo de los acusados.
En todo caso, se ha puesto un gran énfasis en los aspectos formales del proceso educativo (ya sea que se llamen reformas educativas o nuevos modelos educativos) y no a lo que realmente sucede en el aula.
Las principales críticas a las reformas formales, de tipo curricular, que -según lo señalan educadores de prestigio como Ángel Díaz Barriga, es que las cartas descriptivas tienen una concepción universal y no miran hacia dentro del aula, los programas de estudio están centrados en objetivos y en la medición (cuantitativa) de la conducta observable.
Si bien es cierto, como lo dice Gimeno Sacristán en su obra “El concepto de currículum”, una reflexión sobre la práctica (Editorial Morata, España), el currículum es la expresión formal de todo proyecto a plan educativo, y por lo mismo, es un territorio en donde se juntan diversas prácticas, dado que además propone la organización y el orden temporal de los contenidos.
El currículum según Berstein (1980), define, dentro de lo que se va a enseñar, lo que es válido, así como las formas pedagógicas y ayuda a definir el tipo de evaluación. El proceso de elaboración del currículo tiene lugar en condiciones concretas de la vida social, y refleja los intereses de una sociedad y los valoren que rigen en la educación.
En el caso de las reformas contenidas en la Alianza para la Calidad de la Educación, la transformación de los contenidos de la Educación Básica fue hecha por especialistas graduados en España, que no solamente se apropiaron de algunas ideas, sino también hasta del léxico y los membretes técnicos.
Así, por ejemplo, se empezó a hablar de “Competencias Educativas”, y quedó en segundo plano Habilidades y Destrezas, un residuo de filosofía educativa en el “ser para conocer” (tomado de Jaques Delors) y al maestro se le pretendió cambiar de nombre al llamarlo “facilitador” y conductor “de excelencia” como en los mejores textos de Cornejo.
A muchos se les olvidó, como dice Grundy Shirley (1988), que “el currículum no es un concepto sino una construcción cultural”…
Desde el punto de vista teórico y metodológico, el proyecto de la Alianza (basta revisar la literatura), tenía ingredientes constructivistas en una mescolanza de empirismo conductismo, principalmente en lo que se refiere a la Evaluación, siempre referida a la asignación de calificaciones o puntajes, es decir, en forma cuantitativa, y sin incorporar otros instrumentos de la evaluación de tipo cualitativo, que le permiten al estudiante mismo, a los maestros, y a la institución educativa, valorar mejor las prácticas en el aula, como son el uso generalizado y no esporádico de los diarios escolares, las bitácoras, las actividades extra clase, la elaboración de ensayos, entrevistas, monografías, y más que nada, la investigación sobre problemas comunitarios.
Debe quedar claro para los lectores que los conceptos y representaciones simbólicas del mundo real y de la vida del estudiante no están, por supuesto, solamente en el currículum formal (muchas veces, está el currículum “oculto”, los aprendizajes no formales).
El estudiante debe ser instruido y capacitado para obtener lo que se llama genéricamente “bienes culturales” (capital cultural), y debe entrar, desde la temprana edad, en contacto social y tener interacción con la gente de la comunidad, tener una alta exposición a los medios masivos, que con frecuencia presentan una realidad alterna o diferente a la vida estudiantil.
Pero lo más importante es que el estudiante no se encuentre ausente en el debate sobre la educación, y que no se convierta en el “estudiante bancario” del que habla Paulo Freyre, sino que, al contrario, sea un estudiante participativo y organizado, que proponga y actúe sobre su propia vida educativa. Ningún modelo educativo puede presumir que está “centrado en el estudiante”, mientras se limita su participación en la vida de su propia escuela y de otras.
Muchas veces, los nuevos modelos educativos fracasan porque no se escucha a los estudiantes y solamente se trata con los sindicatos.
El estudiante se convierte en un número, una estadística, que forma parte de los rechazados, los desertores, los ausentes, los reprobadores, etc. Ya es hora de que a los estudiante se les pida opinión para el proceso educativo, dado que ellos son los legítimos beneficiarios.

Publicado originalmente en: http://www.imagendeveracruz.com.mx/vercolumna.php?id=37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.