* PARQUE LOS TECAJETES RECLAMA SU RESCATE


Por Raúl González Rivera
*

CON DINOSAURIOS,
SE RENUEVA EL PRI

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

¡Bomba!, como dijeran los paisanos de don Carlos Sansores Pérez, uno de los dinosaurios del viejo régimen, ya ido de este mundo, ahora el priismo veracruzano buscará su modernización con la unción de Gonzalo Morgado Huesca como coordinador de delegados tricolores en el curso de la campaña político-electoral para elegir diputados locales y senadores de la república.
La escuelita de cuadros con la que el partido formaría a sus políticos del porvenir para el ejercicio de la chamba política, ha resultado un verdadero fracaso, lo que aceleró en los últimos años la caída en triple salto mortal del ex partidazo.
De otra suerte, el partido de Plutarco Elías Calles continuará hundiéndose en el fango de la corrupción y la impunidad, en el que lo han metido los malos políticos.
Gonzalo Morgado Huesca tiene una carrera de cuando menos 40 años conduciendo la nave priista en Veracruz, ha sido su dirigente estatal y bombero político en cuantas ocasiones la maquinaria en cuestión lo ha necesitado. Y como funcionario público ha sido director del IPE y funcionario de la secretaría de Sefiplan, en los dos últimos sexenios tricolores. Su inicio, como alcalde de Martínez de la Torre.
Egresado de la facultad de Comercio de la Universidad Veracruzana, surgió a la vida política como dirigente del CEEFUV (Consejo Estatal de Escuelas y Facultades de la Universidad Veracruzana), aunque su carrera de contador nunca la ha ejercido. Fue el régimen de Rafael Hernández Ochoa el que le abrió las puertas del PRI estatal y desde entonces, además de militante, ha jugado diferentes posiciones dentro de su directiva estatal.
En diferentes momentos el viejo régimen, a través de su partido, el PRI, ha hecho el anuncio tremendista de que buscará su modernización, para lo cual se propondrá estar cerca de la gente –recalcaba hasta el extremo el depuesto dirigente estatal del partido, Renato Alarcón Guevara–.
Empero, a nivel nacional, los dinosaurios están volviendo a las lides que promueve el partido en el poder, lo que augura que la institución confronta un serio reencuentro con las causas que dice representar desde hace 80 años, pero de ellos a ignorar que el país se sobrepobló y que no hay nuevos valores políticos de los cuales el partido pueda echar mano, es revelador el nombramiento en Veracruz de que las cosas están que arden y el priismo aldeano no va a levantar en este 2018, si no lo hizo en los últimos 30 años.
Puede que se tengan intenciones de recuperar al priismo veracruzano, pero en este momento, volver con los mismos entes que enloquecieron con el poder público, forjaron fortunas personales de fábula, y ahora con qué lenguaje se dirigirán a casi ocho millones de personas para decirles que el PRI se ha equivocado, pero que ahora va en serio su renovación como se los pidió hace tres décadas don Jesús Reyes Heroles, pero no lo escucharon, le dieron la espalda y le contestaron y lanzaron tomates sobre su humanidad, siendo que se trataba con uno de los contaditos priistas comprometidos que tuvo alguna vez el ex partidazo en todo el país.

* PARQUE LOS TECAJETES
RECLAMA SU RESCATE

El que fuera parque zoológico de Los Tecajetes bien podría ser rescatado por la autoridad municipal del momento y dejar atrás el feo gesto que asumiera el gobernador priista Agustín Acosta Lagunes y que lo cerrara de forma categórica, cuando en la ciudad se carece de espacios para la sana recreación y diversión de los grandes y chicos y, por ende, las familias que gustan de reunirse los fines de semana y durante los periodos vacacionales.
Como se sabe, el parque zoológico lo abrió la administración municipal de Carlos Padilla Becerra, para los xalapeños uno de los alcaldes con más carisma de los últimos 50 años, y fue uno de los espacios más concurridos por propios y ajenos.
El zoológico fue equipado con los animales de razas originales mejor cotizados, como los leones, tigres y las aves más diversas, los cocodrilos y los reptiles, lo que a la ciudad le dio la oportunidad de ofrecer un espectáculo gratuito y que frecuentaban todos los días de la semana familias completas y visitantes de las doce municipalidades con las cuales colinda la capital del estado.
Sin embargo, la fiesta no podía durar eternamente.
El gobernador Acosta Lagunes no congeniaba con el presidente municipal de Xalapa y le reclamó la existencia del zoológico aduciendo que hacia un feo al corazón de la ciudad, lo cual era incierto, pues además los niños y jóvenes xalapeños tenían en el zoológico el mejor referente para identificar a los animales de origen salvaje –se decía– como aquellos que por su belleza y colores atraían los gustos y ojos más diversos.
Por supuesto que el espectáculo era gratuito, el ayuntamiento sostenía sus instalaciones y personal de la misma institución se encargaba de su atención y limpieza. Xalapa es una ciudad sin los grandes atractivos que pudieran atraer turistas. Los casinos actuales exigen costos por entrada a sus recintos que no todos pueden pagar, menos que las familias puedan concurrir, así que escenarios naturales no los hay y la ciudad prácticamente ha sido rebasada por colonias creadas gracias a funcionarios corruptos y seudo-líderes sociales.
La incidencia de niños, adolescentes y jóvenes incorporados a las prácticas delincuenciales bien podrían ser relevadas con el rescate del parque de Los Tecajetes, que se constituye como uno de los espacios a cielo abierto dentro de la ciudad capital, pero que sin ninguna atención en lo que hace al cuidado de sus jardines, la poda de sus árboles y sus escasos atractivos naturales, van convirtiendo a dicha zona en un paraje que padece abandono y se convierte en un excelente sitio para que se reúnan vagos y malvivientes, dicen las familias que habitan en casas aledañas al que fuera un hito en la historia de Veracruz, como parque zoológico, por el cual muchas almas bondadosas refieren que debiera recuperarse con su reapertura.
Pues como se sabe, por las tardes-noches Los Tecajetes se vuelven una cueva de lobos, siendo uno de los escasos pulmones naturales que le quedan a Xalapa en colindancia con el corazón de la misma, para orgullo de los auténticos ciudadanos nacidos aquí y los que a ella arriban para quedarse, porque aman su tierra y su entorno.

* XALAPA Y ALREDEDORES,
UN MITO TURÍSTICO

Cada que conforman y arriba un cuerpo edilicio a la ciudad, se anuncia que una docena de municipalidades cuando menos, que colindan con aquella, bien vale la pena para llevar a cabo una singular promoción turística lo cual habría que estudiar sus potencialidades turísticas y de allí en adelante sus habitantes se acostarán a rascarse la panza, porque sus atractivos son suficientes para acarrear oleadas de visitantes.
Sin embargo, conforme pasa el tiempo, también la idea de promover a los municipios turísticamente, igual se va olvidando o de plano pasa a formar parte de los legajos de papeles y proyectos que jamás se aterrizan en la realidad.
Si bien es cierto las comidas y el entorno verde de los municipios cercanos a esta capital, como es el caso de la municipalidad de Xico, hacen posible que su nombre trascienda extra-fronteras inclusive, no es menos verdadero que los municipios que conforman la región de Xalapa jamás han merecido la atención de autoridades de ninguno de los niveles burocráticos y jerárquicos, conforme a la división de poderes, que asumieron los estados del mundo conforme a los dictados de Montesquieu y Juan Jacobo Rousseau.
Y si acaso, hay visitantes los fines de semana en Coatepec, en Xico y otros más que asisten a los rápidos de Jalcomulco, pero de ninguna manera que hagan turismo sostenido. Avecindados en estos doce municipios han puntualizado que saben bien que siempre hay escenarios apropiados para llevar a cabo la celebración de los eventos históricos, culturales y sociales, sin los auspicios ni los apoyos de instancias gubernamentales locales y federales, lo que conforman sólo localidades que allí están, pero sin que se conozcan los sabores de sus diversas comidas o los espacios que pudieran ventilarse con algún símbolo histórico y sus habitantes quedan soñando en que algún día pasen a formar parte de las páginas de la emisión de los paisajes que más pueden llamar la atención de los viajeros.
En numerosas ocasiones, los munícipes han elevado su voz para llevar a cabo la suma de voluntades y que, de una vez por todas, los estrategas dedicados a la promoción de zonas para el atractivo turístico, se percaten que hay cuando menos una veintena de lugares repletos de naturaleza e historia, pero de cuyo contenido ninguna autoridad ha aparecido en la escena con vistas a hacer de la región aledaña a esta capital un emporio hasta el cual arriben los viajeros del resto del estado y el país y, por qué no, del extranjero.
Empero, ahora se hacen presentes los fantasmas de no tener una red de carreteras en condiciones óptimas para ser circuladas por los automovilistas y, lo otro, que la inseguridad llegó a la región para romper la tranquilidad de varios cientos de miles de personas, así como de la crisis que provocó, por caso, la exploración y explotación del agua del río que cruza al poblado de Jalcomulco, porque hasta allí llegaron, según cuentan avecindados del rumbo, los enviados de Odebrecht, la empresa brasileña metida en un sinfín de conflictos provocados por la corrupción, porque allí realiza la construcción de una presa para producir energía eléctrica, atentando con la zona como mercado para los turistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.