EL BARRIO DE LA HUACA NO EXISTÍA EN 1857: SU ESPACIO LO OCUPABA UN RETRINCHERAMIENTO MILITAR


por Mario Jesús Gaspar Cobarruvias.

por Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Durante décadas se ha publicado que el barrio de La Huaca tiene 300 años de antigüedad y fue fundado por esclavos negros y otras personas, fuera de la ciudad amurallada de la Nueva Veracruz, en el periodo del siglo XVII que ha sido llamado “La ciudad de tablas”. No obstante, tal planteamiento no se sostiene pues existen abundantes testimonios de autores y viajeros que no avalan tal realidad y nombre en los inicios de la Nueva Veracruz. Sobre todo, destaca una extensa colección de mapas y planos antiguos que comprueban que el área que hoy ocupa tal barrio no estaba habitada de forma permanente en el sentido que hoy se considera un barrio y ninguno de los caseríos que se desarrollaron hasta bien avanzada la segunda mitad del siglo XIX, adoptaron ese nombre.

Más aún las mismas reglas militares prohibían construir directamente en frente de los baluartes en zonas de alto riesgo o conflicto militar, dado que la presencia de viviendas estorbaría el tiro apropiado de la artillería (hasta 900 metros en el siglo XVIII) y proporcionaría a posibles invasores, un medio para establecer parapetos y asediar de forma más eficaz la plaza fuerte; habiendo que desalojarlos con ataques de infantería -costosos por el número de vidas a pagar- o continúos bombardeos que reducirían las municiones de los artilleros, además de las dificultades para hacerlo a corta distancia.

Sirve de ejemplo, que por decreto el 23 de enero de 1727, el virrey Juan Vázquez de Acuña y Bejarano, marqués de Casa Fuerte, concedió a Antonio Castillo un terreno cuadrangular de 500 varas por lado en compensación de las casas y horno que tenía “á tiro de fusil de la muralla“ (de 50 a 100 metros para las armas del siglo XVIII) que tuvo que demoler a fin de que estas estructuras no estorbaran el libre uso de la artillería de los baluartes. Otro ejemplo similar es cuando se finalizó la construcción de la fortaleza abaluartada de San Carlos en el pueblo de San Miguel de Perote en 1775, se ordenó no construir casas alrededor de ella en un radio de al menos 500 metros, quedando así el impresionante edificio en las afueras del poblado hasta que su expansión urbana la abarcó en el siglo XX.

Hacia 1805 se registran menciones del barrio del Cristo, muy próximo a la iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, dotada de un camposanto funerario desde 1790. Y el poblamiento que lentamente se fue generando a extramuros fue cortado abruptamente por el estallido de la Guerra de Independencia y el consiguiente asedio de años contra la ciudad, por los grupos insurgentes, entre los cuales destacaba el que estaba a las ordenes del caudillo Guadalupe Victoria. Lograda la independencia en 1821, los diversos sitios a la ciudad, fruto de los conflictos políticos entre mexicanos, hicieron intermitente ese poblamiento al sureste de la muralla.

Hacia la década de 1850, el historiador y funcionario público Miguel Lerdo de Tejada menciona al respecto, en su obra APUNTES HISTÓRICOS DE LA HÉROICA CIUDAD DE VERA CRUZ publicada en 1858 y que documenta, entre otras cosas, el estado urbano y los edificios existentes en el periodo de relativa paz entre 1850 y 1857:

“Fuera de la muralla, al S. E. de la ciudad, habia una población, que en los primeros años del siglo actual ascendia á mas de cuatro mil individuos; pero desde que en 1812 comenzaron á experimentarse en las inmediaciones de Vera-Cruz los estragos consiguientes á la guerra de insurrección que por entonces estalló en toda aquella provincia, fué disminuyendo gradualmente la poblacion, hasta desaparecer casi del todo en 1821, cuando á consecuencia de estar sitiada la ciudad por las tropas independientes que acaudillaba el general Santa-Anna, hizo el gobierno de la plaza que una parte de su guarnición fuese á cometer el bárbaro atentado de incendiar el caserío que habia allí, para que no sirviera á aquellas de abrigo.

Sin embargo, á pesar de lo mucho que sufrió entonces, de lo no poco que ha sufrido después en los frecuentes ataques que por las revoluciones interiores de la República, ó por guerras extranjeras, han llovido sobre la ciudad en los últimos treinta y cinco años, todavía se conserva allí un resto del antiguo caserío, colocado en el orden que demuestra el plano adjunto, y que algo reparado de sus pasados quebrantos, está hoy habitado por mas de mil vecinos, en su mayor parte artesanos, arrieros y otras personas de escasos recursos.”

De este periodo de paz y prosperidad comercial para la ciudad de Veracruz, data el consiguiente y nuevo poblamiento a extramuros, por sus 8.228 habitantes. No obstante, sufriría nuevamente un gran revés con los sucesos bélicos de la Guerra de Reforma o Guerra de Tres Años (1857-1860). Poco antes, entre los años de 1857 y 1858, se realizaron trabajos de fortificación que aumentaron la tradicional defensa heredada del periodo virreinal con más de 100 cañones, consistente en los dos grandes baluartes costeros Nuestra Señora de la Concepción y Santiago, además de los seis baluartillos (San Juan, San Mateo, San Javier, Santa Gertrudis, Santa Bárbara y San José) y varias baterías de cañones, destacando entre ellas la de San Fernando junto a la Puerta de la Merced, confundida erróneamente con un baluarte por el mismo Miguel Lerdo de Tejada, quien informó que:

“Estas obras de fortificación permanentes, han sido aumentadas con otras obras exteriores pasajeras, construidas en 1857, por orden del gobierno, bajo la dirección del coronel de ingenieros D. J . Palafox, para mejorar la defensa de aquella plaza en el caso de que fuera atacada por los españoles, como se anunciaba…”

Pasa a describirlas, indicando la existencia, al sureste de la ciudad de Veracruz, de “Un retrincheramiento enfrente del baluarte de Santiago, conteniendo una batería hácia el mar, y otras defensas hácia la parte de tierra”

El área frente al baluarte de Santiago, estaba ocupada, según describe en su obra, por la iglesia del Cristo del Buen Viaje y otros edificios, además de:

“Y una bonita casa al estilo americano, nombrada la Huaca, construida de madera y ladrillo, frente á la escuela práctica”

Según se aprecia en los planos militares de este periodo (1857-1858) y en la litografía de Veracruz vista a ojo de pájaro, autoría del artista Casimiro Castro y publicada en 1855, el área junto a la casa llamada la Huaca, era un médano de arena de mediana altura, situado entre el baluarte de Santiago y la Escuela Práctica de Artillería, con el sitio conocido como Los Hornos.

Es en esta elevación donde el ejército decidió construir el mencionado retrincheramiento con su batería de cañones orientada hacia el mar, a fin de prevenir, tras la desdichada experiencia del sitio por los norteamericanos en marzo de 1847, que la ciudad pudiese ser bombardeada nuevamente aprovechando estas elevaciones y desde la entrada del canal de navegación sur, por donde las embarcaciones entraban al puerto desde el fondeadero de la isla de Sacrificios.

Queda constancia que sí se construyó la mencionada fortificación de retrincheramiento en el médano alto, pues se conservan dos documentos militares bajo la denominación PLANO DE LA PLAZA DE VERACRUZ Y SUS ALREDEDORES CON LAS OBRAS DE FORTIFICACION, autoría del Cuerpo Nacional de Ingenieros en 1857 y que pueden consultarse en la Mapoteca Orozco y Berra con los números clasificadores 1355-OYB-7261-A (plano general) y 1355-OYB-7261-B (trazas de las fortificaciones).

El primero detalla todas las obras de defensa que complementaron a las ya conocidas, mismas que señala por su nombre mostrando el plano de las secciones de la ciudad amurallada y la serie de médanos al oeste y al sureste hasta el viejo polvorín de la Casamata, construido en 1649:

“Cuatro flechas, una de las cuales está colocada entre los baluartes de San Fernando y San José, dos delante de los cuarteles, y otra enfrente á la Noria, entre los baluartes de Santa Gertrudis y Santa Bárbara.

Cinco lunetas en este orden: dos sobre los médanos inmediatos á la plaza, colocadas una frente al baluarte de Santa Gertrudis, otra entre este baluarte y la Puerta Nueva, y las tres restantes entre los baluartes de San Javier, San Mateo, San Juan y Concepción.”

Destaca muy interesante, el detalle de que asigna una letra (w) para indicar que obras ya estaban concluidas en 1857 y cuales estaban aún en proyecto (z). Entre las ya terminadas se aprecian claramente las dos levantadas para proteger el vital punto de la Noria, con su abastecimiento de agua y el retrincheramiento frente al baluarte de Santiago.

El segundo detalla la planta arquitectónica y el corte lateral de las nuevas obras de defensa. Indicando que la que se proyectaba para el lejano médano del Encanto, entre la ciudad amurallada y la Casamata, no llegó a verificarse. En la parte inferior, muestra la “Escala por las obras de Casa Mata y las del Frente de Santiago” con su correspondiente corte lateral.

Un retrincheramiento o atrincheramiento era básicamente un obstáculo que se oponía al enemigo para defender más fácil y ventajosamente el terreno que uno ocupa. Los había de muchas especies, dependiendo del terreno y sus accidentes geográficos. El que muestra el plano, de considerable extensión, consiste en un foso profundo excavado al pie del médano alto -apuntalado- y con varios muros de parapeto. La vertical del primer plano, muestra un muro de traza irregular que sigue el contorno del borde de norte a sur, correspondiendo seguramente a un muro a barbeta para disparar cañones en distintos ángulos sin estar empotrados en merlones. También muestra dos muros en flecha dirigidos hacia el sur y suroeste, seguramente con la intención de flanquear con su fuego de artillería y fusilería el área del Cristo del Buen Viaje, el puente que cruzaba el río Tenoya y el camino que conducía hasta la Casamata y las ruinas del rancho Malibrán.

El plano detalla estructuras menores en torno a aquella iglesia pero ninguna en el área inmediata de los lados y al frente del médano fortificado. Lo que indica que esta área estaba deshabitada o las casas que aun quedaban en medio de los trabajos de defensa eran tan escasas en número que no merecían tomarse en cuenta en el documento. Con excepción de la casa llamada La Huaca, no hay referencia alguna a algún barrio extramuros llamado con ese nombre y en la litografía a ojo de pájaro no se aprecia poblamiento de la magnitud de un barrio a la derecha del Cristo del Buen Viaje. Tanto el plano del Cuerpo Militar de Ingenieros como la litografía, coinciden en que el poblamiento con estructuras con nombre e incluso identificables, como señala Miguel Lerdo de Tejada en su obra, se hallaban a la izquierda del edificio religioso.

Años después, cuando el general y presidente reaccionario Miguel Miramón someta dos veces a sitio a la ciudad de Veracruz, la primera del 17 al 30 de marzo de 1859, y la segunda del 8 febrero al 21 de marzo de 1860, las obras complementarias jugarían un papel vital en la defensa. El retrincheramiento frente al baluarte de Santiago y la Escuela Práctica de Artillería, al parecer, no jugo un papel importante en ella, quizá porque a pesar estar cubierto por los cañones de los baluartes del sector sureste (Santiago y San José), la distancia a la que se hallaba era excesiva como para permitir a su guarnición resistir y recibir auxilio oportuno antes de quedar rodeada o bien porque se hubiese redefinido su papel en la defensa: servir como vigía del mar y del camino nacional hacia Córdoba y Orizaba, solo mientras las tropas se retiraban a la protección de las murallas.

Por otra parte, nuevamente los caseríos extramuros serían destruidos para no estorbar a la artillería de los baluartes y no servir de refugio a sus enemigos y tardarían años en repoblarse.

El médano fortificado del retrincheramiento, al igual que los de su proximidad, fueron desapareciendo conforme la urbanización de la ciudad avanzó rápidamente al finalizar la Segunda Intervención Francesa en 1867. El prolongado periodo de paz impuesta por el gobierno del presidente Porfirio Díaz, ayudó a que la población creciera rápidamente, alcanzando las 40.000 almas en 1914 y proporcionó las condiciones socio-económicas y de higiene adecuadas para permitir un poblamiento extramuros sostenido y constante que pronto se reveló éxitoso.

El derribo de la muralla por secciones a partir de 1875, la introducción del ferrocarril para enlazarlo con el puerto, las obras de saneamiento y la construcción del puerto artificial, fueron poderosos detonantes para el crecimiento demográfico no solo de los habitantes ya establecidos, sino de miles de trabajadores extranjeros y de otras partes de México, gente humilde de diversas nacionalidades pero libres, no esclavos. La necesidad de alojarlos en forma permanente, en vecindades y caseríos de madera con techos de tejas, propició la expansión de las viviendas y el nacimiento de nuevos barrios, destacando entre ellos de Las Californias al oeste y el de la Huaca, ya conocido con ese nombre, al sureste.

BIBLIOGRAFÍA:

Lerdo de Tejeda. Miguel. APUNTES HISTÓRICOS DE LA HEROICA CIUDAD DE VERACRUZ TOMO III. Imprenta de Vicente García Torres, México, 1858.

Roa Bárcena, José María. RECUERDOS DE LA INVASIÓN NORTEAMERICANA (1846-1848) POR UN JOVEN DE ENTONCES. Edición de la librería madrileña de Juan Buxó y Ca., México, 1883.

Campos, Sebastián Ignacio. RECUERDOS HISTÓRICOS DE LA CIUDAD DE VERACRUZ Y COSTA DE SOTAVENTO DEL ESTADO DURANTE LAS CAMPAÑAS DE TRES AÑOS, LA INTERVENCIÓN Y EL IMPERIO. Oficina Tip. de la Secretaría de Fomento, Calle de San Andres núm. 15. (Avenida Orlente, 51), México, 1895.

Blanes Martín, Tamara. GLOSARIO ILUSTRADO DE TÉRMINOS DEL PATRIMONIO MILITAR, Universidad de La Habana. Cuba, 2000.

Ramos I. Duarte Feliz. DICCIONARIO DE CURIOSIDADES HISTORICAS, GEOGRAFICAS, HIEROGRAFICAS, CRONOLOGICAS, ETC. DE LA REPUBLICA MEJICANA. Imprenta de Eduardo Dublán, México, 1899.

Guinement Keralio, Luis Félix. ENCYCLOPEDIA METÓDICA, ARTE MILITAR. TOMO PRIMERO. Imprenta de Sancha, Madrid, 1791.

FUENTES ELECTRÓNICAS:

Historia de la hacienda de Malibrán (siglo XVIII-XX), Veracruz Antiguo Blog, Uluapa Sr., 1 de octubre de 2016: https://aguapasada.wordpress.com/…/historia-de-la-hacienda…/

La Casamata de Veracruz, Efacico Blog, Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, mayo 18 de 2017:
https://efacico.wordpress.com/…/05/18/la-casamata-de-verac…/

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.