Historias de Poder


por Luis Velázquez

•Caída de Citlalli Navarro
•Presionó a Cuitláhuac

ESCALERAS: Citlalli Navarro del Rosario, la petista de Alberto Anaya, dueño del Partido del Trabajo, quedó con las ganas de la secretaría de Turismo con Cuitláhuac García Jiménez.
Abogada, maestra en Ciencias Políticas, diplomado en Economía, profe de Ciencias Políticas, según las versiones fue descarrilada porque en el camino a Damasco, luego del primero de julio, se sintió más que el gobernador.

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Y cometió o habría cometido pecado mortal cuando de pronto, creyéndose con más biografía izquierdista que Cuitláhuac, lo presionó y presionó y presionó para, digamos, cumpliera su promesa de la secretaría.
Y como de acuerdo con el biógrafo, nada encabrita ni perturba más al gobernador que lo presionen, primero, le dejó de contestar el celular, después hizo una tregua y le contestaba uno que otro y al último la congeló por completo.
Para entonces, Xóchitl Arbesú, la amiga de la secretaría de Energía, ex senadora de la república y ex diputada federal, Rocío Nahle, ya estaba nombrada secretaria de Turismo, y Citlalli terminó, se afirma, de asesora del PT en la Cámara de Senadores.
Asesora, pues, con su maestría en Ciencias Políticas y Gestión Pública.
La soberbia, no obstante, la habría descarrilado, pues el jefe sea lo que sea y de acuerdo con la cultura popular “es el jefe aún (teniendo todos los defectos del mundo) y estando en pelota”.

PASAMANOS: Citlalli fue candidata a diputada federal por el distrito de Boca del Río, el feudo de los Yunes azules, donde antes fueron derrotados los priistas Carolina Gudiño Corro y Raúl Zarrabal Ferat.
Y antes, Javier Duarte con sus candidatos.
Y antes, Fidel Herrera Beltrán con su candidato estrella, el expanista Julio Saldaña Morán, quien fue el Pedro Infante del Congreso local.
Pero Citlalli creyó o pensó que “trepada en las valencianas de AMLO” derrotaría a la dinastía Kennedy de Boca del Río, y aun cuando obtuvo un aproximado de 77 mil 526 votos en las urnas fue insuficiente para sentarse en la curul del Congreso de la Unión.
Luego de la derrota, igual que el ex priista Fernando Arteaga Aponte, creyó merecedora de estar en el gabinete de Cuitláhuac.
Y ni más ni menos que en una secretaría del gabinete legal.
Algún día Cuitláhuac se la habría ofrecido, ponderado o sopesado y se la creyó.
Mejor dicho, creyó en la palabra del gobernador electo.
Y más, se afirma, por la soberbia que arrastra, como cuando una noche, ya tarde, revisó una plana en la edición del periódico “Imagen” donde contaban su vida y milagros con buena vibra y mejor karma y, de pronto, ordenó que la página fuera cancelada porque en la fotografía aparecía “muy cachetona”.

CORREDORES: Ofrecida, según parece, la secretaría de Turismo a Citlalli, el 5 de septiembre del año que corre, Cuitláhuac García, gobernador electo, mataron en Coatzacoalcos a la profesora Kristel Marín González, de 26 años de edad, y a su esposo, Aarón Ayusso Collins, de 28 años, hijo de María Sandra Collins Coronel, la directora de Programas Sociales del Ayuntamiento de Coatzacoalcos, donde el alcalde es de MORENA, Manuel Carranza Rosaldo.
Para entonces, iban 98 ejecutados solo en Coatzacoalcos durante la yunicidad.
Según las versiones, y que parecen fantasiosas, pero, bueno, se afirma que los malandros dejaron una cartulina en el cuerpo del muchacho, advirtiendo que los compromisos políticos del góber electo debían cumplirse.
Y uno de ellos, era, se afirma, caray, que Xóchitl Arbesú debería ser nombrada secretaria de Turismo.
El caso es que “haiga sido como haiga sido”, en las filas de MORENA corrieron la versión de que fue cuando a Clitlalli Navarro del Rosario se le cayó.
Citlalli, se afirma, sintió de pronto el cambio de más de 180 grados en el góber electo hacia ella.
Y comenzó a tuitear y tuitear a Cuitláhuac recordando su promesa.
Incluso, según las versiones (inverosímiles, pero así trascendió), desde alguna zona oscura del poder morenista empezó el golpeteo contra Arbesú para ver si caía a partir, digamos, del polémico, controvertido e inesperado nombramiento, al que, además, la mitad de los Morenos y la otra mitad aseguraba que era posición de la entonces senadores, Rocío Nahle.
Sin embargo, en la exhibida del puño y el músculo, el bombardeo nuclear de Citlalli a Cuitláhuac pegó o habría pegado más y de pronto, Cuitláhuac, luego del enfriamiento y congeladora a medias de plano le dejó contestar.
Entonces, supo Citlalli que la puerta se había cerrado, pues las presiones de todo tipo revientan al gobernador, jefe de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, jefe de las finanzas, jefe de las
corporaciones policiacas, jefe de parte importante de los medios, el golden boy de Andrés Manuel López Obrador en Veracruz.

BALAUSTRES: En aquellos días, Citlalli y los suyos convocaron al góber electo a un cafecito en un salón de la calle Cortés en el puerto jarocho y Cuitláhuac pidió que nadie de la prensa fuera invitado.
Creyó la fallida candidata a diputada federal que así lograría su objetivo de la secretaría de Turismo.
Pero le falló el cálculo político, pues en el otro lado de la cancha las presiones hacen “lo que el viento a Juárez” como AMLO gusta decir.
Y cuando Citlalli quedó fuera y cuando miraron alrededor que Cuitláhuac sólo había entregado una posición a la cuadra jarocha como el caso de Verónica Aguilera como directora del DIF, parcela del diputado federal, Ricardo Exsome Zapata, entre ellos corrieron la versión de que el gobernador tiene alergia convertida en asma contra la zona conurbada Veracruz-Boca del Río dado el predominio de los Yunes azules.
Con todo, la soberbia de Citlalli creyéndose más que el gobernador la descarriló.
Claro, la indiscreción es otro pecado mortal que descarrila a los encumbrados como, por ejemplo, la versión de Verónica Aguilera, antigua panista, de que ella amarró la dirección estatal del DIF (tumbando a la diputada de MORENA, expanista Ana Míriam Ferráez) porque regaló tres guayaberas a Cuitláhuac.
Historias del poder, pues, y que expresan, como escribió don Daniel Cosío Villegas, “el estilo personal de gobernar”.

 

 

 

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/31538/portales-de-noticias-de-veracruz/historias-del-poder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.