México y los niños de la frontera


La Secretaría de Gobernación señala que más de 3 mil menores de 15 años pidieron asilo, entre enero y agosto

por Peniley Ramírez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Cada hora de 2018, tres niños fueron deportados desde México hacia sus países de origen. No son los pequeños de las caravanas migrantes, sino más de 26 mil que llegaron al país entre enero y octubre de este año.

Aún antes de la caravana, entre enero y agosto de 2018, las cifras oficiales de la Secretaría de Gobernación mostraban el número de menores de edad que solicitaron asilo en México. Más de 3 mil niños menores de 15 años pidieron asilo. De ellos, 1,712 eran hondureños que aún no cumplían 15 años cuando llegaron a México.

Las estadísticas muestran un panorama desolador. Los menores no acompañados que solicitaron asilo en México relataban persecuciones, tratos crueles, torturas, violencia intrafamiliar. Después de Honduras, el número de menores venezolanos pidiendo asilo en México también se incrementó drásticamente.

La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados solo había concedido en agosto el asilo a uno de cada cinco niños no acompañados solicitantes. La mitad de los casos continuaban en trámite al último corte oficial de Gobernación. De los niños que llegaron a México en compañía de un adulto y pidieron asilo, las autoridades no informan cuántos lo obtuvieron.

Las deportaciones tampoco presentaron un mejor destino. Entre enero y octubre de este año, de los 26 mil niños y adolescentes menores de 18 años que habían sido presentados ante las autoridades migratorias mexicanas, solo 4 mil permanecieron en México. Los otros 22 mil fueron devueltos a sus países.

La situación no ha mejorado hasta ahora con la llegada del nuevo gobierno. Este 18 de diciembre se conmemoró el Día Internacional del Migrante. Un día antes, Save the Children denunció que más de 100 niños están durmiendo aún en casas de campaña afuera del deportivo Benito Juárez en Tijuana, esperando a que se resuelva su situación migratoria. Otros han sido trasladados a albergues. Un video publicado por la cadena MSNBC muestra que muchos de ellos están siendo numerados y marcados en sus brazos mientras esperan cruzar a Estados Unidos.

En México la política está viviendo un cambio de régimen. Aún se ajustan en las oficinas los nuevos presupuestos, los reacomodos estructurales. Por eso este es el momento para hablar de los niños de la frontera, de los otros miles que todos los días atraviesan este país. Porque esos temas también importan en México, porque más allá de la polarización y el encono, ellos siguen allí, esperando una oportunidad de vida.

PD: La semana pasada recibimos una carta de StubHub México, explicando que ellos son sólo intermediarios para la compra de boletos y que habían vendido en su portal sólo una parte de las entradas al Azteca. Considero que estos datos no contravienen el sentido de mi columna anterior. Los comparto con ustedes, queridos lectores, para mayor información.

 

penileyramirez@univision.net

@penileyramirez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.