A quién resulte responsable: ¿Quién recibió el cochinero en el IVEC?


Por Jorge Alberto González, Periodista Independiente.

Por Jorge A. González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Es indispensable que cuando se haga una afirmación, sobre todo de parte de los funcionarios públicos, tengan como mínimo, una asesoría previa.

Con el afán de minimizar la problemática laboral y administrativa que se vive en el Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC), comenzaron a salir las ocurrencias de los funcionarios.

Silvia Alejandre Prado, Director del IVEC, afirmó que se encontró con un Departamento de Recursos Humanos en desorden y que por tal razón solicitó una auditoría externa.

Hacer tal afirmación nos lleva a preguntarnos un sinnúmero de temas que ponen en tela de juicio su capacidad administrativa y ejecutiva para dirigir el instituto.

A cuatro meses de haber asumido la dirección de esta dependencia, y de los problemas laborales y de salud con dos artistas del instituto; casualmente comenzó a encontrar anomalías.

Primero habría que saber si la Contralora General del Estado de Veracruz, Leslie Verónica Garibo Puga, bajo su criterio dio autorización de dicha auditoría externa.

¿Y la austeridad?

En diversas ocasiones el gobernador del estado de Veracruz Cuitláhuac García Jimenez ha dicho que recurso no hay, muestra de ello es que ha pedido al poder legislativo permiso -en dos ocasiones- para solicitud de préstamos.

Sabrá la titular del IVEC que una auditoría externa representa gasto al erario público, porque se contratan despachos que no escatiman en recursos humanos y financieros para ordenar la casa.

Según el artículo 33 de la Ley Orgánica número 58 del Poder Ejecutivo del Estado de Veracruz estipula como atribuciones únicas de la Contraloría General: “establecer los criterios y procedimientos para la realización de auditorías y revisiones en las dependencias y entidades de la Administración Pública Estatal”.

Respecto de las auditorías externas, la ley es muy clara, es la misma Contraloría General la responsable de “designar, coordinar, remover, supervisar, evaluar, y contratar a los Profesionales Independientes y Despachos Externos”.

La ley deja además clasificadas las auditorías que se pueden realizar: en materia financiera, programáticas y presupuestales; así como técnicas a la obra pública.

Al declarar públicamente que solicitó una auditoría externa al Departamento de Recursos Humanos, Alejandre Prado estará obligada moralmente a ofrecer la siguiente información, para lo cual estaremos muy pendientes.

¿Qué se encontró en esa auditoría que hoy presume, cuando haya concluido?
¿Cuántos trabajadores, aviadores y fallecidos cobran en la nómina del IVEC?
¿En el tabulador, quién gana cuánto y porqué?
¿Qué despacho externo es el que está trabajando en la auditoría?
¿Cuánto le cuesta al estado el contrato del despacho externo?

Aptitudes

La solicitud de una auditoría nos dice muchas cosas de la titular Alejandre Prado, su incapacidad para sostener el control administrativo, ejecutivo y de personal de la dependencia bajo su cargo.

Nos queda claro que no podemos concebir un gobierno de austeridad, cuando los veracruzanos tienen que pagar auditores externos.

La directora del IVEC fue contratada para resolver problemas, primero a los ciudadanos, luego al personal del instituto, y en política se supone que al gobernador, no obstante hoy le está generando gastos e ineficiencia a su gobierno.

Y para despedirnos, haremos una reflexión sencilla. Si la directora de la dependencia afirma que encontró hecho un desorden el IVEC, nos preguntamos una cosa elemental: en el procesos de la entrega recepción : ¿Quién recibió el cochinero?

Acaso no fue ella la responsable directa de recibir todo lo relativo al IVEC. No tuvo la suficiente pericia para levantar actas y notificar las irregularidades encontradas y recibir bajo protesta si algo le pareció incorrecto.

La administración pública está muy lejos de hacer planos arquitectónicos, colocar mamparas y colgar cuadros; y esto nos resuelve un dilema que por años ha rondado en los pasillos del IVEC: no siempre los que se dicen expertos en arte y cultural son las personas idóneas para dirigir un instituto de cultura.

Nos leemos hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.