Expedición…500 años de la segunda ruta de Hernán Cortés: de Villa Rica a Xochimilco


por MARIO JESÚS GASPAR COBARRUVIAS, EXPEDICIONARIO ÚNICO.

DÍA 1, AGOSTO 14 DE 2019.

por Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Arribé a Villa Rica, Municipio de Actopan, a las 7:30 AM pudiendo captar el camino de luz del sol en el mar junto a la Punta Villa Rica y al desayunar, enterarme de la difícil situación que atraviesan las familias palaperas con el oleaje cada vez más fuerte e inundando sus enrramadas de playa, así como la falta de apoyo y la urgente construcción de un rompeolas.

De 10 a 11:30 AM fue el acto de apertura de la expedición, presidida por el Lic. José Paulino Domínguez Sánchez, presidente municipal de Actopan, su director de turismo, el guía ecoturístico Adán Vez Lira y el equipo de comunicación social, en los vestigios del Fuerte de Cortés. Tuve la oportunidad de guiarles y contarles lo que se de historia, arquitectura e ingeniería de este sitio que alberga los restos de la primera iglesia, primera fortaleza y sede del primer cabildo de Nueva España así como del impresionante primer horno de cal a la europea. Tras un breve discurso, hubo comunicación con el nuevo delegado del Centro INAH Veracruz para informarle y nos ofreció su apoyo.

Después acompañado de los jóvenes Guadalupe Barradas Rodríguez y Axel Vez Pérez, inicié la marcha por la playa hacia La Mancha con temperatura bastante agradable. Constatamos el bajo nivel de agua que tiene la Laguna del Llano respecto a cómo la conocí en el mismo mes de 2010, hallamos un gran basurero de plástico en las cercanías y con una bolsa que llevé, hicimos la limpieza. Arribamos al Farallón de don Carlos, donde la basura fuera de su sitio es muy abundante cerca de la playa y predomina el plástico.

Después por caminos de terracería semiárida con muchas alambradas para el ganado, con temperatura superior a 40 grados, bajamos hasta las orillas de la hermosa laguna de La Mancha, al pueblo y finalmente hacia las 5 PM llegamos al Campamento El Mangal de la empresa Ecoturismo La Mancha, donde fui provisto de comida y alojamiento por el señor Adán Vez Lira y su personal. Después recorrimos un poco la zona, el pueblo se fundó en el siglo XX como parte de la hacienda La Mancha, vimos algunos montículos funerarios del pueblo prehispánico que estuvo en la zona y que pudo ser el que menciona Bernal Díaz del Castillo que visitaron hallándolo deshabitado un día antes de llegar a Quiahuiztlan.

Pasé una noche tranquila en la cabaña San Isidro, recuperándome del gran esfuerzo físico realizado de caminar 11 kilómetros bajo temperaturas muy altas y cargando una mochilas muy pesada. Mañana 15 de agosto, seguiré hacia Paso del Cedro, San Isidro para pernoctar en Zempoala. Estoy muy bien de salud y dispuesto para hacer la segunda etapa de esta ruta histórica que el 16 de agosto cumple 500 años con la partida del ejército mixto de Cortés de Zempoala hacia Tenochtitlan.

 

DÍA 2, AGOSTO 15 DE 2019.
Tras un sueño reparador, a las 8:30 AM reinicié la marcha abandonando el campamento del Mangal. Don Adán Vez Lira y el personal de cocina me proveyeron de comida, guias y en lancha crucé la barra de la laguna de La Mancha, para caminar hacia El Mechón por el camino antiguo que se seguía de la hoy desaparecida hacienda de La Mancha, transportando su producción a Zempoala y de ahí a Veracruz.
El arquitecto Javier Balcón Juárez me transportó a lo largo del Desarrollo DIADA mostrándome el excelente trabajo que hacen protegiendo los manglares y especies animales, que hoy vuelven a proliferar como los coyotes. En el rancho del señor Leobardo inicié mi marcha en solitario por el viejo camino de herradura ahora habilitado para vehículos. Documenté las especies vegetales, capté ganado bovino, caprino y enormes higueras. Así como el paisaje impresionante de las montañas enfrente. El compadre de don Leobardo, el señor Miguel Ángel, me encontró en el último kilómetro y me transportó hasta la carretera federal.

Desanduve el camino hasta el Mechón, donde hay una gran instalación de PEMEX, me reaprovisioné de agua, antes de marchar hacia San Isidro guiado por el señor Alfredo Vázquez Montero, por polvorientos y muy calientes caminos de ganado. Las temperaturas altísimas, se veían aliviada ocasionalmente por fuertes brisas del norte y este. Pasamos cerca del lomerío donde estuvo la Casa de la Malinche, dos casas de piedra antiguas que fueron víctimas de la fiebre de oro de innumerables buscadores, creyendo sin fundamento alguno, que Cortés había dejado ahí el oro quitado a los mexicas. Los edificios fueron devastados hace unos 30 años y desaparecieron, incluso el río fue atacado con grandes excavaciones tras este mito.

En las pozas del río de San Isidro, me recogió don Ciriaco Domínguez Zarate, quien me guió por el pueblo, visité su parque, la iglesia a San Isidro Labrador, el panteón ejidal y después subimos a Zempoala por el camino viejo que se usaba antes de existir la autopista federal a Poza Rica.

Visitamos una preciosa laguna que se hizo por excavaciones profundas de materiales para la autopista y se llenó con agua de lluvias. También el Puente Roto, estructura de concreto del siglo XX, que se halla cuarteada en su centro y solo un lado sirve para el tráfico, que es bajo el imposibilita el paso de camiones cargados de caña, la principal industria de la región. Luego entramos a Zempoala y vimos los canales de riego por ese lado de la villa, hasta terminar en la zona arqueológica, donde me alojé con nuestro amigo Humberto Zendejas.

Fui a visitar a don Alfredo López, guía de Zempoala y su esposa Yolanda Contreras, buenos amigos y ex alumnos míos. Tuvimos una larga charla y la maestra me hizo donación de efectivo para ayudarme en esta larga travesía.

Mañana 16 de agosto, pese a mis intentos, no se hará evento por los 500 años de la partida de Cortés hacia Tenochtitlan, no hubo voluntad por los organismos municipales, culturales y empresariales. Haré el tramo a La Gloria y después a Ciudad José Cardel, para retomar la ruta del camino real viejo hacia Puente Nacional, Rinconada y Xalapa.

Me hallo bien de salud aunque adolorido por las horas de caminar con la mochila tan cargada bajo el sol, pero muy animado. Estos dos días he repartido muchos trípticos de mi investigación de la Segunda Ruta de Cortés a las personas con que he tratado a lo largo de tantos kilómetros, para que conozcan y se difunda nuestra historia en esta y otras regiones del Estado de Veracruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.