Saltar al contenido.

Hasta siempre


Por Jorge Alberto González

Jorge A Gonzalez

Por Jorge A. González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Recién egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (UV) llegué allá por 1997 al séptimo piso del edificio Pazos, en Ocampo esquina Independencia.

Tímido, con miedo aunque con hambre de conocimiento, me presenté con ella para hacer mi servicio social.

Debíamos tener todos los periódicos locales y nacionales en su escritorio antes de entrar al aire, a las 10:00 horas para el programa Periodismo de Análisis.

La recepción de los invitados era importante. Si llegaban temprano debíamos llevarlos a la sala de espera, o bien pasarlos a cabina 5 minutos antes.

La audiencia era brutal, los teléfonos no daban tregua alguna, debíamos ser hábiles, escribir y pasar rápido las preguntas o inquietudes a cabina en sus manos.

Su contribución al periodismo de denuncia social en la radio en Veracruz no puede ignorarse, fue útil a la problemática social en su momento.

Hoy sólo es un recuerdo su especialidad: la confrontación de las partes en disputa vía telefónica o presencial al aire, sin que los personajes se le saliesen de las manos. Buscaba siempre arreglar las diferencias o llegar a los acuerdos.

Pero antes de mi llegada a la estación XEU, del ahora GRUPO PAZOS RADIO, ella era ya una mujer líder de opinión, experta en los temas de interés social y hábil para imponer agenda.

Antes, fue por muchos años Directora del Noticiero de la XEU, semillero de grandes periodistas veracruzanos que pasaron por su sala de redacción. Ellos tendrán sus historias.

Cuando he compartido mis experiencias dentro del periodismo, su nombre siempre aparece y aparecerá en mi historia personal y profesional.

En la vida siempre hay personas que se cruzan en tu camino, o tú te cruzas en el de ellos; a veces para mal, pero como en este caso lo AGRADEZCO, creo que fue para bien.

Mujer decidida, de carácter fuerte, imponente, persistente; hija de un capitán. Comprometida con su profesión y con sus causas. Aprendí, y creo aprendí bien a mi juicio.

Se lo hice saber en su momento y hoy se lo reitero, gracias por permitirme aprender del buen periodismo, el mismo que abonó en los simientes de mi carrera. Fue duro, arduo, pero quién dijo que ser (de verdad) periodista era fácil.

Hoy en este domingo nublado, gris, triste, le digo hasta pronto licenciada María del Socorro Aubry Orozco. Hoy inicia usted un viaje para el que todos tenemos boleto seguro. Hasta siempre.

Descanse en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: