Saltar al contenido.

¿Quieres seguir comiendo en la calle?


Por Paul Martínez

por Paul Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

En días pasados el subsecretario de Salud, Dr. López- Gatell hizo enardecer las redes y a varios empresarios al mencionar que uno de los problemas graves en nuestro país, en materia de alimentación, es el alto consumo de bebidas azucaradas con las consecuencias en la salud de los consumidores.
Y tiene mucha razón el especialista, pero el problema es más amplio. Hay un aspecto cultural en los mexicanos a la hora de consumir alimentos comprados en la calle, jamás verificamos la higiene con que los sirven o preparan. La necesidad y falta de organización obliga a adquirir productos en la vía pública (la variedad es inmensa) sin importar la calidad de los mismos.
Por la mañana, mientras esperaba un autobús y para protegerme del intenso sol, me acerque a una cochera habilitada como expendio de comida rápida. En sus vitrinas se muestran pambazos, sándwiches, cuernos rellenos, productos de omnilife (¿?) y una gran variedad de gelatinas, de leche, de agua de uno y varios colores. Y vasos de plástico con yogurt, algunos con fruta, granola, y otros con sabores y colores misteriosos ¿con qué los pintarán?
En esa estación de autobús confluyen varias líneas, locales y foráneas. Por lo que la cantidad de gente que se junta es considerable, a pesar de la restricción de movilidad. Fueron algunos minutos los que estuve y en ese tiempo varias personas adquirieron algún producto.
Un destartalado y sucio coche se paró junto al expendio, el chofer entró al local saludando a la señora que atiende el mismo. Conto rápidamente los productos sobre la mesa y regreso al auto, abrió la aún más sucia cajuela. Del interior extrajo varios vasos de gelatina y yogurt, la cajuela-bodega, estaba atestada de productos, todos destapados, sin la mejor higiene, algunas de las gelatinas solo reposaban en la charola sobre una base de un papel blanco, se extrañaba ver alguna protección que cubriera las decenas de productos.
El tipo no usaba cubrebocas ni guantes, mucho menos una vestimenta adecuada. Así, sin lavar las manos ni usar alguna protección, eligió flanes, gelatinas y yogur y los deposito en la mesa del expendio.
No quiero pensar con qué ingredientes elaboran esos alimentos, ni cuánto tiempo permanecen en la sucia bodega ambulante mientras los reparten en toda la ciudad.
Sería casi imposible que la autoridad sanitaria municipal o estatal supervisará cada expendió de productos alimenticios, y si a eso se le agrega la probable corrupción de algunos inspectores da por resultado un verdadero nudo. Sin embargo, se pueden establecer protocolos tanto para los expendios como para quien vende por mayoreo, es cuestión de exigirlo y garantizar la mínima higiene y calidad de los productos.
Lo más sencillo sería dejar de comer en la calle o hacerlo en lugares donde se garantice la limpieza e higiene. Es un tema controvertido por los cientos de vendedores ambulantes y establecidos que viven de la venta de alimentos. Sin embargo, la actual crisis que padecemos nos debe volver más cuidadosos y exigentes con los hábitos alimenticios y de consumo. Disciplina que debimos haber adoptado hace muchos años por lo que es urgente empezar ya.
Si querer ser dramático, el problema ahora no es que seamos un país de gordos y lombricientos, es qué de seguir con las mismas prácticas, de nada servirá ir por la vida con media cara escondida por el cubrebocas, La tifoidea, diarrea, salmonelosis, cólera, entre otras enfermedades, esperan pacientemente para darnos un verdadero susto. Y nadie lo está alertando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Traducir

Síguenos

A %d blogueros les gusta esto: